Artículo publicado originalmente en La Tercera

Aaron y Edwin viajaron a Nueva York solo para tratar de convencer a su primer cliente. Y lo consiguieron. Hoy, esta startup dedicada a inyectar big data y machine learning en la cadena logística de grandes empresas, facturó US$1,5 millones en 2019 y está presente en cinco países.

El pedido de un cliente para desarrollar un sistema logístico, abrió las puertas a que Aaron Cassorla y Edwin Vargas crearan Omnix, una nueva startup del Grupo Formax, donde ambos eran socios. Sin embargo, la empresa de retail que los contrató en ese momento (2017) dijo que les faltaba para llegar al producto actual, y así, se abrió el servicio que hoy optimiza la cadena de distribución de las compañías y que toma decisiones, para que ante cualquier problema, la continuidad operativa no se vea interrumpida. «Nos dimos cuenta que los gerentes gastan mucho tiempo en resolver los problemas de su compañía, además de las acciones para empujar las ventas y el poco espacio para dedicarle a la gestión», dice Aaron.

Sin embargo, el software tenía en su foco empresas que manejan grandes volúmenes y para los socios eso también era un dolor de cabeza, ya que una compañía que factura cerca de US$100 millones, no vería con mucho interés a un servicio que pone en sus manos el grueso de su negocio. Además, en 2017 el producto estaba recién en una etapa inicial. Pero el convencimiento de esta startup -que este año cerrará con una facturación de US$1,5 millones- era tal, que fueron a buscar ese difícil primer cliente.

La oportunidad estaba en Grupo EFE, un retailer peruano que recién había sido comprado por inversionistas de EEUU y estaban cambiando todos sus sistemas informáticos. De un día para otro partieron a una feria en Nueva York con la esperanza de poder encontrarlos. «No teníamos entradas. Recién ahí supimos que costaban US$2 mil. Era una feria gigante y teníamos solo un día para toparnos con ellos», recuerda el socio fundador.

Afortunadamente los encontraron y quedaron convencidos con su propuesta. Accedieron a venir a Chile para conocer el producto en detalle y, luego de algunas reuniones, las cosas se dieron para la startup, logrando cerrar su primer cliente. De ahí en adelante, Grupo EFE fue refiriendo a otros clientes y así, expandieron su cartera, hasta llegar a 12, con contratos de cinco a 10 años, que han tenido como ahorro mínimo un 20% en sus operaciones y 17% en sus ganancias en ventas, según lo que indican en Omnix.

Leave a Reply