tendencias retail

En los últimos tres años, el sector minorista ha llevado la batuta cuando se trata de innovación y disrupción. La grandes cadenas departamentales se dieron la tarea de actualizar sus estrategias de venta para ofrecer nuevas experiencias de compra, adaptadas a las exigencias de las generaciones de relevo, como Millennials y Centennials. 

Esto ha implicado el uso cada vez más extendido de soluciones full commerce entre los colosos de la industria, la implementación de m-commerce y la optimización de inventarios con el apoyo de AI y Big Data. 

Sin duda, son muchos los cambios que se han dado en el mercado en poco tiempo, pero, ¿hacia dónde se dirige el sector y qué decisiones tomar para obtener los mayores beneficios?

Para esto, debemos entender los desafíos de nuestro mercado local:

Los retos de la industria retail en Latinoamérica

Entender el comportamiento de los consumidores

Los Baby Boomers y la Generación X han sido los grupos más dominantes de consumidores desde finales del siglo pasado hasta la primera década del nuevo milenio. Sin embargo, las personas nacidas a finales de los años 90 y principios del 2000, ya crecieron y pasaron a formar parte de la fuerza económica mundial. Son decisores, altamente tecnológicos, idealistas y adictos a la inmediatez; por lo que algunas marcas podrían ver afectada su relevancia en el mercado si no se adaptan a las necesidades de los nuevos consumidores. 

Entender a este nuevo perfil de comprador implica estar dispuesto a realizar cambios radicales en el negocio, para mejorar la atención al cliente, construir un branding sólido y automatizar los procesos de adquisición de productos. Así como disponibilizar estrategias de omnicanalidad que ofrezcan opciones multiplataforma al usuario, sin hacer caótica la experiencia de compra.

Modelos de negocios sustentables y verdes

Según la encuesta Global de Nielsen, 8 de cada 10 chilenos prefieren pagar más a cambio de productos con altos estándares de calidad, responsabilidad ambiental y valor ético. Todo indica que atrás quedaron los años de competencia corporativa a través de grandes dosis de publicidad directa. 

En la actualidad, los consumidores prefieren a aquellas opciones que sean coherentes con los valores que predican en sus campañas de marketing, así como aquellas que generan impacto positivo en las comunidades o garantizan un uso responsable de sus procesos industriales. 

En ese sentido, las estrategias de gestión retail deben tener como pilares enfoques Customer Centric, una cultura laboral basada en la escalabilidad y calidez humana; y finalmente, la disposición por invertir en tecnologías verdes que reduzcan la huella de carbono de sus actividades productivas.

Reducción de costos

La reducción de costos es un reto crítico en el retail de hoy. El crecimiento en las demandas de consumo estimulan la sobreexpansión de las empresas, que sin la planificación adecuada, pueden utilizar grandes cantidades de capital en las áreas que no lo requieren. De esta forma, reducir costos implica optimizar procesos para evitar pérdida de dinero en errores diarios, como el aprovechamiento inadecuado del inventario.

Procesos fáciles y rápidos

Para superar a la competencia, debes ser más rápido y eficiente que ellos. Esto es lo que opinan los compradores. Según un estudio de Forrester, el 39% de las personas prefieren no visitar una tienda si no encuentran información online de su inventario disponible. Asimismo, el 50% da por hecho que una buena experiencia de usuario incluye la posibilidad de realizar compras rápidas a través del sitio web o con el sistema de pick-up.

Tendencias retail para los próximos años

tendencias retail

 

Si bien los nuevos retos del mercado retail parecen complejos, se han desarrollado soluciones tecnológicas y estratégicas para la optimización de las actividades de la empresa, su relación con los consumidores y la productividad de los empleados.

Estas son las tendencias que marcarán la pauta en la gestión retail de los próximos años:

1. La unión de negocios y data

Las prácticas empíricas y especulativas en los negocios solo alejan a los empresarios de tomar decisiones realistas. Sin embargo, con herramientas de análisis de Big Data, es posible aprovechar cada actividad dentro de la estructura TI para identificar debilidades, oportunidades de crecimiento y tomar medidas preventivas. 

Es decir, utilizar la información arrojada por órdenes de compra, transmisión de paquetes de datos entre un departamento y otro, así como los movimientos automatizados dentro de los almacenes para generar reportes periódicos de desempeño, calidad y necesidades. 

Esto implica actualizar y garantizar la política de uso de datos con los clientes finales, a cambio de mayor cantidad de data cruda, de un valor incalculable.

2. La cadena de suministro como valor diferencial

La cadena de suministro es un elemento esencial para el crecimiento de la empresa, ya que de ella se desprenden todas las actividades generadoras de ingresos con un impacto extendido a la experiencia del consumidor. Pero hacer que la cadena de suministro sea más rápida, trazable y barata es una fórmula difícil de conseguir.

En este aspecto, la automatización de procesos es una de las soluciones más efectivas. Además, la logística predictiva con software de análisis en tiempo real, es una buena apuesta para conseguir una cadena de suministros sin interrupciones. Estas herramientas son especialmente útiles en grandes empresas, que deben orquestar diariamente la selección, transporte y clasificación una cuantiosa cantidad de material.

3. Invertir en tecnologías emergentes

Los minoristas deben ir a la par del desarrollo tecnológico. Por esto, es esencial destinar recursos a la inversión de herramientas de última generación que puedan fortalecer las áreas más sensibles de la empresa, como: aplicaciones front-end, atención al cliente, seguridad industrial e inventario. 

La robotización parece ser la apuesta más segura pues reduce considerablemente los riesgos laborales, retrasos en la cadena de producción y garantiza la calidad de los productos.

4. Omnicanalidad interdepartamental

Si bien la omnicanalidad es un concepto ampliamente usado en el marketing digital, este modelo puede ser empleado en distintos niveles de comunicación empresarial para fortalecer el trabajo colaborativo; y en consecuencia, el desempeño de los empleados en la tienda. 

De esta manera, con la unificación de los canales de comunicación para la realización de pedidos en tienda y efectuar solicitudes especiales, toda la maquinaria empresarial encargada de cada área puede moverse en sincronía para resolver cualquier eventualidad en el menor tiempo posible. 

 

Te puede interesar:

Omnicanalidad Retail: Una Estrategia Clave para Duplicar las Ventas

 

Leave a Reply